We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Barcelona
Cristian Rovira, Lluís Carbó i Dionisio Gracia - ADE
Los tres mosqueteros de la emprendeduría

Los tres mosqueteros de la emprendeduría

Cristian Rovira, Lluís Carbó y Dionisio Gracia (en la foto, en este orden) tienen algo en común: hace unos años emprendieron sus propios negocios. Además, los tres son Alumni UIC de ADE. Abandonaron la universidad hace más de una década y ahora, pasados unos años, solo tienen palabras de agradecimiento hacia su universidad. Cristian asegura que “la formación humana y los valores de la UIC” es lo que más le ha ayudado a estar donde está. Lluís y Dionisio añaden que los profesionales que les rodearon durante sus años de carrera también les han ayudado.

 

Estuvimos con ellos en la UIC hace unos meses para que nos hablasen de la visión que tienen de la figura del emprendedor.

 

Un emprendedor, por definición, es una persona que trabaja “en soledad”, nos dice Cristian Rovira; no obstante, si no fuera por la ayuda del entorno muchos de ellos no hubiesen llegado hasta donde están hoy. Tienen sus referentes: “Desde Steve Jobs o Henry Ford”, nos dice Carbó, “hasta mi propio padre”, confiesa Dionisio; en los que se fijan para ir por el buen camino. La familia también tiene un papel “esencial —concreta Lluís— y es impensable creer que actúa como un freno para el emprendedor”. También hay que saber rodearse de gente con la que trabajar a gusto. Cristian Rovira nos dice que “hay que evitar a las personas tóxicas”, es decir, aquellos que “vuelcan su frustración en los demás”.

 

Pero, ¿qué es lo que les ha llevado a emprender? Uno que inicia de la nada su propia empresa asume muchos riesgos, pero la libertad que tiene es máxima. No hay un jefe que pueda frenarle el proyecto. “Eres tu propio jefe”, dice Cristian; “un llanero solitario”, se define Gracia. Además, “En Cataluña los datos son apabullantes en este sentido –asegura Cristian–: nuestra cultura es de las más emprendedoras de Europa”.  La cara amarga es que hay que estar las 24 horas del día al servicio del cliente y que uno mismo asume el riesgo.

 

El mundo, con los avances en transportes y comunicaciones, es cada vez más pequeño: si Phileas Fogg apostó que podía dar la vuelta al mundo en 80 días, hoy podemos apostar en hacerla en un día. Aspirar a conquistar España sabe a poco. Hay que buscar más clientes fuera y el idioma, así como el aprecio por el propio hogar, no puede convertirse en una barrera. “En la UIC —explica Lluís con agradecimiento— me obligaron a sacarme el título de inglés TOEFL para poder graduarme, y esto me abrió muchas puertas”.

 

Tanto Cristian como Lluís tienen en sus planes de futuro extenderse por el ámbito internacional. En concreto, Lluís quiere “desarrollar un nuevo producto en Asia con B CAR y seguir buscando proyectos tecnológicos para ACROSS Business Partners” (su plataforma de crowfunding).

 

Quien quiera emprender debe saber que en Cataluña se valoran mucho los emprendedores y que, si uno cree en su proyecto, lo consigue. Además, con las herramientas de crowfunding es más fácil encontrar mecenas que inviertan en ideas. Tampoco hay que caer en el error de “querer ser bueno en todo”, dice Dionisio. Es mejor diferenciarse y encontrar un nicho en el mercado. Saber mucho de poco. Esta es la guía que han seguido los tres protagonistas. Tanto Know Capital, como B CAR Auto Parts, ACROSS Business Partners y Grupo SIFU nacieron tras descubrir un nicho por explotar en el mercado.

 

* Texto elaborado por Santi Gilabert, a partir de una entrevista de Consuelo León, en la revista de Alumni ADE B-UIC