We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Barcelona
Jordi Llambias - Periodismo, Humanidades, 2014
“Lo que hagáis, hacedlo con muchas ganas y dispuestos a picar mucha piedra”

“Lo que hagáis, hacedlo con muchas ganas y dispuestos a picar mucha piedra”

Jordi Llambias Sánchez estudió Periodismo y Humanidades en UIC Barcelona, ​​haciendo la doble licenciatura y graduándose de ambas carreras en 2004. En el mismo año, comenzó el Master BCNY, que imparte la Universidad de Barcelona conjuntamente con la Columbia University de Nueva York y, al terminar, volvió a UIC Barcelona para estudiar el posgrado de Periodismo Deportivo. Es coautor del Llibre d’Or de l’Esport Català, y está teniendo un provechoso recorrido en el mundo de la comunicación.

 

Todo comenzó fantásticamente bien. No había terminado la universidad que ya pude acceder a las prácticas profesionales que tanto deseaba, en Mundo Deportivo. Recuerdo perfectamente uno de los primeros días en el diario cuando, escuchando a mis nuevos compañeros, pensé: “Trabajan de lo que yo hablo cada día”. Mi pasión por el fútbol y, en concreto, por el Barça me hicieron entrar con una motivación total y absoluta.

 

Después de un año trabajando gratuitamente me contrataron y pasé por diferentes secciones: Barça, fútbol internacional, baloncesto y web, además de escribir con dos compañeros más el Llibre d’Or de l’Esport Català, un trabajo de documentación de todos los deportistas catalanes que han sido medalla olímpica o paralímpica y campeones del mundo de la historia, que se hizo a través de mundo Deportivo por encargo de la Unión de Federaciones Deportivas Catalanas (UFEC).

 

Pero nos tocó vivir la tormenta perfecta: crisis económica y revolución digital. De ahí salió un resultado que a mí no me gustó: como los lectores bajaron, los medios apostaron –y siguen apostando– por tener cuantos más clics en la web mejor. Pero resulta que los clics no suelen darse en los buenos artículos o buenos reportajes, normalmente, sino a aspectos que poco tienen que ver con el deporte. A pesar de haber disfrutado mucho y aprendido todavía más, el desencanto por lo que yo creía que debía ser el periodismo deportivo ya era un hecho.

 

En este contexto, en noviembre de 2014, gracias a un buen amigo, me salió la oportunidad de vivir un tiempo en Australia y, a pesar de tener trabajo y estar viviendo un momento personal ideal, me fui. Siempre he pensado que hay que hacer caso de la intuición de uno mismo, y mi me decía que era “ahora o nunca”.

 

Me fui con una excedencia que nunca recuperé –cuando la pedí sabía que sería mi final en el diario, debido a la crisis– y sin ninguna previsión de trabajo de larga duración, pero me tomé ese tiempo para ser esponja, mejorar el inglés, conocer nuevas culturas –iba a una academia donde en clase había personas de once nacionalidades diferentes–, viajar y trabajar en el Open de Australia. La experiencia fue vital para mí, ya que me aportó toda una serie de conocimientos que nunca hubiera tenido si no hubiera ido.

 

Regresé en marzo de 2015 y diecinueve horas después comenzaba a trabajar Octagon, agencia de marketing en la que ya había trabajado antes del viaje y donde sigo actualmente. Es una empresa de los Estados Unidos que trabaja para entidades que mayoritariamente quieren entrar en el mundo del deporte, crear eventos deportivos, ideas creativas para empresas con sus patrocinados, etc. Uno de nuestros clientes más importantes, por ejemplo, es Telefónica, por a quien buscamos vías de explotación en su patrocinio con Rafael Nadal y Ferran Adrià (no siempre es deporte). Todo esto ha hecho que me interese mucho por el mundo creativo, así que desde la primera semana de enero estoy embarcado, apoyado por la empresa, en un postgrado de Creatividad Integral a Complot, escuela de creativos de referencia.

 

Paralelamente, durante la semana del Barcelona Open Banc Sabadell trabajo por el Diario Oficial del torneo, donde estoy desde 2007 y donde actualmente llevo la coordinación general. Son trabajos que haces con especial ilusión porque sabes que son de plazos cortos, como la que hice también con muy buen sabor de boca a Mediapro, donde durante medio año escribimos todos los contenidos del nuevo museo de la selección brasileña de fútbol (CBF), situado en Río de Janeiro.

 

En definitiva, grandes experiencias que te sirven para el más importante: crear amistades y enriquecer tu vida. No me gusta dar consejos, pero, si tuviera que dar uno, sería que elija lo que elija, hágalo con muchas ganas, con mucha motivación y predispuestos a picar mucha piedra. Solo así se podrá hacer un agujero en un mundo tan competitivo. Una última cosa: fíjese en los que saben de verdad, porque a nuestro lado siempre habrá uno que sabrá más.