We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
California, L.A.
Joan Pi - Odontología, 2004
“Mientras la odontología progrese, yo progresaré”

“Mientras la odontología progrese, yo progresaré”

Fue acabar Odontología en la UIC y aterrizar en la Universidad de California, Los Angeles, más conocida como UCLA. Nos remontamos al 2004. Recién licenciado, nuestro Alumni Joan Pi Anfruns fue a Estados Unidos porque sabía que allí tendría más oportunidades. Empecé haciendo un Preceptorship Program durante casi un año –comenta Joan–. Se trata de un programa de observación en diferentes departamentos. Luego conoció el programa “Fellowship”, impartido por el Centro de Implantología Dental. Para entrar necesitaba experiencia, por lo que decidió irse dos años a Nueva York a prepararse y, en 2007, volver.

 

ALUMNI - ODONTO - joan pi anfruns 2w

 

Cuando acabé un programa de implantes de dos años en la New York University, tuve de nuevo la oportunidad de cursar el programa “Fellowship” en UCLA. Lo hice y, al acabar, me dieron la posibilidad de quedarme como profesor.

 

Cuando acabé la carrera me prometí no volver a la universidad… Pero —¡caprichos de la vida!— ahora es aquí donde tengo mi vida, y la disfruto. Hago investigación, atiendo a pacientes, doy clases… Además, con la crisis tengo más pacientes, ya que las tarifas son más bajas.

 

La verdad es que nunca imaginé que acabaría trabajando aquí. De hecho, crucé el charco con la idea de volver en no mucho tiempo, pero no hay manera; aunque sí es cierto que con mi mujer, que conocí en UCLA, estamos planteándonos volver. Es una decisión complicada. En Estados Unidos la gente aprovecha más el tiempo: trabajas más y, gracias a la buena gestión del tiempo, puedes estar más con la familia y los amigos. El ritmo de vida es diferente. Además, en cuanto a lo profesional, aquí todo el mundo aprecia más la formación de postgrado, desde el mandamás hasta el paciente, mientras que en España, todos presumen de ser “especialistas”. Lo que sí tengo claro es que la odontología evoluciona constantemente, por lo que nunca podré estar seguro de haber encontrado mi sitio. Mientras la odontología progrese, yo también podré progresar.

 

Ahora que ya han pasado diez años desde que terminé los estudios, echo la vista atrás y solo tengo palabras de agradecimiento para la UIC. Toda la formación profesional que tengo es gracias a ella. Me ha abierto las puertas a este mundo. También estoy muy agradecido a mi padre. Él también era dentista; verle trabajar cada día y poder hablar con los pacientes desde pequeño me hizo ver de forma clarísima que yo quería seguir sus pasos.

 

Ya os he dicho que disfruto mucho de la vida que llevo en Los Angeles, pero he aquí mi recomendación: es cierto que hoy en día hay más oportunidades fuera de España. Sin embargo, dejar el país de origen es una decisión dura de tomar: los amigos, la familia… y además, no siempre es garantía de éxito. Ahora bien, en España hay suficientes recursos para convertirse en un buen profesional. La propia UIC tiene una oferta variada y muy competitiva de postgrados. En el fondo, todo depende del esfuerzo y entrega que cada uno le ponga.

 

* Joan Pi Anfruns, Odontologia’04