We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Culture / Cinema
Capitán Phillips: problemas en aguas internacionales

Capitán Phillips: problemas en aguas internacionales

Capitán Phillips, película basada en el libro autobiográfico A Captain’s Duty: Somali Pirates, Navy SEALs, and Dangerous Days at Sea, narra la historia del capitán Richard Phillips y su tripulación al ser secuestrados por piratas somalíes mientras surcan las aguas del Índico a bordo del buque de carga MV Maersk Alabama.

 

La historia está dirigida soberbiamente por Paul Greengrass (United 93, El mito de Bourne, Green Zone: Distrito protegido), realizador británico que debutó con la película Resurrected en 1989. Con Domingo sangriento, en 2002, se dio a conocer al gran público, iniciando el estilo semidocumental característico de muchos de sus proyectos. Su mayor éxito internacional hasta el momento ha sido El ultimátum de Bourne (2007).

 

Protagonizada por Tom Hanks (en el papel de capitán), al que acompañan Barkhad Abdi, Barkhad Abdirahman, Faysal Ahmed, y Mahat M. Ali (en los papeles de piratas que atacan el buque), la película pone de relieve una vez más que aquellos que atacan la mayoría de veces se ven obligados a delinquir debido a su extrema pobreza. En la película vemos que los piratas no son los típicos villanos egoístas, sino personas extremadamente pobres que no tienen nada que perder.

 

Habría que resaltar dos aspectos que, desde mi punto de vista, hacen que esta película sea genial: el primero, que Greengrass apueste por actores no profesionales para encarnar a los piratas (de entre los cuales destaca Abdi, en el papel de Muse, el único de los cuatro que se preocupa realmente por lo que les pueda suceder) y que, en un segundo plano muy presente a lo largo de toda la cinta, se esté tratando y denunciando los efectos negativos de la globalización y el abandono, por parte de las primeras potencias, de las naciones pobres del planeta.

 

El dúo Hanks–Abdi otorga al filme una tensión dramática intensa gracias a escenas brillantes donde los dos saben qué lugar ocupa el otro, dándose en todo momento ciertas concesiones de respeto dentro de su obvio antagonismo. El primero entiende cuál es la situación desesperada del segundo para poder sobrevivir y este último sabe que el capitán hará todo lo necesario para salvar a sus hombres. Solo les une un pensamiento: creer que el Gobierno de los Estados Unidos puede solucionar la situación favorablemente para ambos.

 

Muy bien valorada por los críticos norteamericanos, Capitán Phillips da la posibilidad a Abdi de empezar una muy prometedora carrera como actor y a Hanks le brinda otra oportunidad de añadir otra gran interpretación a su ya extensa trayectoria, cada vez más enfocada a papeles sobrios y perfectamente estructurados.

 

¿Quién ganará? ¿Quién perderá? ¿Realmente el gobierno estadounidense quiere salvar a sus hombres o quiere solucionar el problema para evitar conflictos en aguas internacionales?

 

Paul Greengrass dirige excelentemente esta trama real, dura y a la vez emotiva, a través de sus dos protagonistas. Nos hará cuestionar en más de una ocasión qué es lo que le está pasando al mundo para que algunos de sus habitantes acaben convirtiéndose en piratas para poder seguir vivos y otros deban poner en juego su vida cada vez que, simplemente, cumplen con su trabajo. Un interesante debate.