We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Culture / Cinema
Una auténtica epopeya heroica

Una auténtica epopeya heroica

El espacio exterior inunda la pantalla y, ante la imagen poderosa de la Tierra, el objetivo se va acercando a un pequeño artefacto que, a medida que va ganando proximidad, resulta ser un transbordador espacial norteamericano que está conectado al satélite Hubble. Pronto descubrimos que la doctora en ingeniería Ryan Stone (Sandra Bullock) está realizando labores de actualización de los sistemas del satélite en su primera misión en el espacio. Hay otros miembros en la tripulación, pero el que más destaca es el comandante Matt Kowalski (George Clooney), un veterano astronauta en su última aventura más allá de la atmósfera. Equipado con un jetpack, disfruta de las imponentes vistas mientras se descubre su carácter abierto y socarrón, un signo inequívoco de lo poco que le impacta estar libre en el vacío espacial tras tanta experiencia acumulada. Dos personajes, por tanto, que establecen un interesante contrapunto al estar en polos opuestos en cuanto a la vivencia de la situación. Stone realiza su trabajo muy presionada y los signos vitales la delatan ante el control de misión.

 

Todo cambiará cuando un ensayo de un misil antisatélite, lanzado por los rusos contra uno de sus “pájaros”, acaba provocando una nube de escombros que está destruyendo a otros dispositivos en cadena. La amenaza para el Explorer es inminente, pero ninguna de las maniobras de emergencia consigue el efecto deseado y la destrucción del transbordador deja a Kowalski y a Stone a la deriva por el frío e inmenso espacio. La historia de superación personal que sigue a continuación es una auténtica epopeya que ensalza lo mejor del espíritu humano.Lo primero que impacta en este magnífico film es su puesta en escena y el poder visual del que hace gala a lo largo de todo el metraje. Verla en la pantalla grande es un lujo y satisface comprobar cómo el director mexicano Alfonso Cuarón ha sido capaz de aprovechar los grandes medios a su alcance para recuperar aquella magia que desprende la experiencia cinematográfica y que, en ocasiones, creemos perdida. La escala visual de la cinta es impresionante y la integración de los escenarios espaciales con la interpretación de los actores es técnicamente brillante. Cuarón demuestra un excelso dominio de la técnica, y la velocidad de cámara que consigue, al mostrar las escenas de colisión, es digna de elogio. La conjunción entre imagen de acción (imprescindible verla en un 3D magníficamente aprovechado) y sonido consigue colocarte en medio de la escena.

 

El enfoque realista de la vida en el espacio es otra de las grandes aportaciones de la película. Aunque obviamente tendrá sus licencias artísticas, es indudable que Gravity consigue transmitir, más que ninguna otra cinta hasta ahora, la sensación de lo que debe representar manejarse y realizar operaciones en esas condiciones de extrema dureza. El guión, firmado por el propio director y su hijo, está al servicio del poderío visual, pero cumple en su intento de crear una ruta de supervivencia que es aprovechada especialmente por la genial interpretación de Sandra Bullock.

 

Además, la película contiene un lenguaje visual muy poético en el que, a pesar de las catástrofes que presenciamos, aparecen múltiples momentos en los que las imágenes son profundamente inspiradoras y sugerentes, como la posición fetal en la que queda suspendida Stone –a modo de “renacimiento”–, o la fuerte presencia de lo religioso.

 

La conclusión final no puede ser desvelada, pero todo aquél que haya visto el film compartirá la sensación que tiene la protagonista y lo que debe experimentar al levantar la mirada tras la epopeya heroica que ha afrontado.

 

Gravity es un tesoro visual, la demostración de que el cine puede seguir golpeando en la era de los dispositivos móviles. Es la reivindicación de que la imagen de gran formato y la inmersión en la acción es una de las mejores experiencias sensoriales que el ser humano puede obtener en la era moderna.