We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Culture / Further reading
Las consolaciones de la filosofía, Alain de Botton

Las consolaciones de la filosofía, Alain de Botton

Taurus, 295 págs.

 

El otoño es propicio a la introspección y la melancolía. Es el momento de acercarse a la Filosofía que, como decía Chamfort, “nos consuela de todo” y que hoy nos hurtan en los currículos escolares. Y para autoayuda “profesional”, un filósofo  que no le hace ascos a la divulgación televisiva como Alain de Botton. Su longseller, Las consolaciones de la filosofía,  lo protagoniza un grupo de pensadores que, a través de los siglos, compartieron el interés de “decir unas cuántas cosas prácticas y consoladoras acerca de las causas de nuestros mayores pesares”.

 

El sexteto de Botton lo encabeza Sócrates. Filósofo de cabecera en estos tiempos de pensamiento único, nos enseña que lo aparentemente obvio y natural rara vez lo es si lo abordamos desde la complejidad. En época de vacas flacas y escasez de dinero, Epicuro nos enseña a no engañarnos con las promesas de felicidad: su lista incluye dichas no dinerarias como la amistad y la libertad de elegir previa reflexión de lo que realmente queremos. Si las cosas no salen como queremos, siempre nos quedará el estoicismo de Séneca: el optimismo exagerado conduce a la frustración.

 

En ese principio ahonda Montaigne al hacernos conscientes de nuestras limitaciones: “Si el hombre fuera prudente atribuiría a cada cosa su valor verdadero según fuera más o menos útil para su vida”. Contra los desengaños amorosos, nos previene Schopenhauer. Sus resoluciones, reconoce de Botton, pueden sonar a pesimistas, “pero encontramos en él una consolación para el rechazo: el consuelo de saber que nuestro dolor es normal”. La nómina filosófica se cierra con Nietzsche: lo que escuece cura. Ideal para transitar por los vaivenes emocionales del otoño.