We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Culture / Further reading
Los ojos del hermano eterno. Stefan Zweig

Los ojos del hermano eterno. Stefan Zweig

Editorial Acantilado, Barcelona, 2002 (séptima reimpresión, 2011), 70 p. (trad. de J. Fontcuberta y A Orzeszek).

 

En una prosa poética de estilo casi oriental, el gran escritor Stephan Zweig (Viena, 1881-Petrópolis, Brasil, 1942) nos ofrece una narración que no es posible abandonar una vez se ha leído la primera página. Situada en un pasado remoto, anterior a la aparición de Buda, Los ojos del hermano eterno narra la historia del noble Virata, guerrero intrépido y fiel servidor del rey de los birwagh, que, tras ser el causante involuntario de una tragedia familiar, decide vivir evitando con todas sus fuerzas hacer daño a otros seres humanos o ser culpable de cualquier injusticia: “Yo he decidido ser justo –afirma el protagonista– y vivir sin culpa sobre la faz de la Tierra”.

 

Siguiendo un periplo de avatares que le llevan de ser apodado “El Rayo de la Espada” a recibir el nombre de “La Estrella de la Soledad”, la historia de Virata describe una espiral en la que el protagonista va radicalizando su opción por la inocencia a través de la no acción. El protagonista descubrirá dolorosamente, sin embargo, que, como reza el Bhagavad Gita, “No por evitar la acción / se libra uno de hacer”. La sola presencia de un ser humano, aunque se mantenga en silencio y evite todo trato con los demás, genera consecuencias imprevisibles y le hace responsable, sin quererlo, del destino de otros, de ese hermano eterno que nos mira desde los ojos de cada víctima que dejamos a nuestro paso.

 

Meditación profunda sobre la responsabilidad propia en el mal ajeno, sobre la imposibilidad de la no acción y sobre el profundo entrelazamiento de todas las vidas humanas en el tejido de la existencia. Sin duda alguna puede decirse de este libro lo que afirmó Leo Strauss refiriéndose a los clásicos de la literatura: “Estamos forzados a vivir con los libros. Pero la vida es demasiado corta para vivir con libros que no sean los más grandes”.