We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Culture / Further reading
Mi planta de naranja lima, José Mauro de Vasconcelos

Mi planta de naranja lima, José Mauro de Vasconcelos

“Íbamos por la calle, cogidos de la mano y sin la menor prisa. Totoca iba enseñándome la vida y estaba muy contento, porque mi hermano mayor me llevaba de la mano y me enseñaba cosas, pero las de fuera de casa, porque en ésta yo aprendía descubriéndolas solo y haciéndolas solo, me equivocaba”.

 

Aún no ha cumplido los 6 años. ¿Quién es Zezé? Jandira dice que su padrino es el diablo. Totoca asegura que “tiene el diablo en la sangre”. En cambio, para el “Portuga”, si algo es Zezé…, es un “diablillo”. Su profesora va más allá: Zezé tiene un “corazón de oro”. ¿Quién es Zezé?

 

¿Es posible que un árbol hable? ¿Y que la Magaratiba sea un asesino? ¿Por qué Zezé pasa tanto rato con Ariovaldo, un músico de la calle? ¿Todos tenemos un pajarito dentro? ¿Qué significa “precoz”? ¿Alguna vez te has atrevido a hacer un murciélago al coche del Portuga? ¿Sabías que en casa de Zezé vive el rey Luis? ¿Y que su jardín tienen un parque zoológico, con leones y tigres de Bengala?

 

No os voy a explicar el contenido de esta pequeña obra maestra, situada en una ciudad brasileña del siglo XX. Leedla vosotros. A través de los ojos de Zezé, descubriréis la dureza con que la vida puede tratar una familia pobre. Una obra de personajes inolvidables. Un canto a la inocencia y a la ternura teñida de dolor. Una lección magistral de fe en las personas y un tributo a aquellos que tuvieron que madurar antes de tiempo.

 

No la leas si…

 

  • Te gusta la acción trepidante.
  • Sabes disfrutar solo de la inmediatez.
  • Crees que las primeras impresiones son lo que importa.
  • Piensas que la niñez es solo una etapa necesaria para la madurez.

 

De imprescindible lectura si…

 

  • Te gustan las historias humanas.
  • Sabes descubrir la belleza de lo desapercibido.
  • Crees que hemos de mirar más allá de las apariencias.
  • Eres capaz de descubrir y aprender de la magia que encierra un niño.