We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Culture / Music
Ramon Mirabet: donde está el corazón

Ramon Mirabet: donde está el corazón

Pocas son las ocasiones en las que un talent show musical da a conocer un artista con  una amplia formación en la materia. Para el programa, claramente, su producto a explotar es el joven guapetón con buen movimiento de caderas, y que sepa cantar cualquier hit latino con reminiscencias a lo que en su día fue Luis Miguel. Pero esta es una de esas maravillosas excepciones. Ramon Mirabet pasó de cantar por las calles de París, al programa nouvelle star, la versión francesa de Operación Triunfo.

 

El catalán creció entre música. Su padre, un talentoso trombonista de jazz, y su madre, una apasionada del folk americano, infundieron en Mirabet el talento y la curiosidad suficiente para abrir su mente a todo tipo de estilos musicales.

 

Eso es precisamente lo que nos encontramos en su segunda larga duración. “Home is where the heart is”, grabado en Grabaciones Silvestres por el incombustible Marc Parrot, suena antiguo. Es un disco de folk, pero lleno de todas esas músicas que marcaron su crecimiento musical. Así pues, el disco salta de las guitarras acústicas y las voces cálidas como un atardecer en un campo de trigo (“Home is where the heart is”),  al soul repleto de coros femeninos y negras voces acompañadas de vientos y una guitarra eléctrica marcando el tempo (“Shake it just like that”).

 

Hasta aquí solo hemos analizado los dos primeros cortes del disco, y esto no ha hecho nada más que empezar.

 

Nos encontramos con “The forest”, un tema al más puro estilo de los grandes cantautores americanos –no voy a nombrar a ninguno porque estarás pensando en los mismos que yo. De ahí salta a “Sinnerman”, una canción digna de la psicodelia de los años 70 acompañada por un riff de hammond que se hace involuntariamente electrizante. Pero esto no es suficiente, así que con “For the lady”, una bossanova, Ramon Mirabet nos traslada a esos paisajes caribeños por todos soñados. Y rizamos el rizo con “Use your smile”, un tema que bien podría haber sonado en los locales del Chicago de los años 20. Un tema de música negra, con charleston, mambo, lleno de vientos y unos coros que repiten la cantata del líder.

 

Después de todo esto, si aún no conoces a Ramon Mirabet, puedes pensar: “¡Buf!, menuda mezcla de estilos; ¿cómo se consigue así un disco homogéneo?”. Pues bien, bajo las manos de un productor como Marc Parrot, que conoce al dedillo todos los estilos plasmados en este disco. Y con el savoir-faire de Ramon. El artista tiene eso que tienen tan pocas voces: que cante lo que cante, suena a él, a Ramon Mirabet, y aunque te cante una bossanova o un rock and roll, le impone su sello personal que hace que dos estilos tan diferentes no disten tanto a la hora de la escucha continuada.

 

Por otra parte, este verano –y ya lo hizo también el verano anterior– el artista ha compuesto el tema principal del anuncio de Estrella Damn, un cortometraje esperado cada año por el sector audiovisual, y por los amantes del cine, la publicidad y las artes en general.

 

Sólo me falta decir que a Mirabet lo tenemos aquí en casa y, de momento, porque todo llega y llegará, no disfruta del reconocimiento musical que le corresponde por su talento. Os invito a que vayáis a verle en directo, porque si este señor hubiera nacido en Kentucky o en Tenessee, nos resultaría muy difícil poderlo ver en conciertos, como pasa por ejemplo con John Mayer.