We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
In depth
Patrimonio cultural del futuro: retos y alternativas

Patrimonio cultural del futuro: retos y alternativas

El proyecto europeo RICHES (Renewal, Innovation and Change: Heritage and European Society) investiga cómo la llegada de las nuevas tecnologías nos hace repensar, recopilar y poner a disposición de las personas nuestro patrimonio cultural.

 

La llegada de las tecnologías digitales está exigiendo una transformación de las instituciones culturales, forzando un cambio de los paradigmas tradicionales de cómo entendemos, recogemos y ponemos a disposición de las personas el patrimonio cultural. Actualmente somos testigos de la tendencia, cada vez más extensa, de descentralización de la cultura fuera de las estructuras institucionales y su traslado hacia el individuo a través de las nuevas tecnologías y de herramientas innovadoras. De la misma manera, las nuevas tecnologías también están forzando un replanteamiento de las prácticas tradicionales de conservación, preservación y difusión del patrimonio cultural.

 

Pero aún hoy en día, en la Europa del siglo XXI, nuestro patrimonio cultural es un tesoro que con frecuencia se encuentra cerrado con llave, o en ruinas, o en un lugar y un pasado que para muchas personas (jóvenes, ancianos, nuevos ciudadanos europeos y habitantes asentados) parece poco relevante. A pesar de su valor e importancia, a menudo el patrimonio cultural no es explotado en todo su potencial si tenemos en consideración que contribuye enormemente a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, propicia la cohesión territorial y el crecimiento económico, y repercute en el desarrollo educativo y profesional de las personas. En este momento de cambio difícil, desafiante pero a la vez cargado de oportunidades, un elemento destaca: el factor digital.

 

La aplicación de las tecnologías digitales en las diferentes maneras de transmitir el patrimonio cultural ya está demostrando enormes beneficios en cuanto a eficiencia, economización de recursos, visibilización e inclusión social y educativa. Son muchas las iniciativas nacionales e internacionales que ya están poniendo en práctica innovadoras vías para acercar y difundir el rico patrimonio cultural a escala mundial. El portal Europeana permite el acceso, a través de internet, widgets y aplicaciones para dispositivos móviles, a millones de imágenes digitalizadas, textos y contenidos documentales, mapas, pinturas, sonidos y material audiovisual de museos, bibliotecas y archivos europeos. Museos e instituciones culturales acercan sus colecciones y exposiciones a todo el mundo a través de exposiciones y visitas virtuales, secciones de repositorios en línea que facilitan el acceso a archivos digitales fotográficos, aplicaciones para dispositivos móviles y servicios de reproducción, visualización y difusión para fines divulgativos y educativos.

 

El listado es inalcanzable y en los últimos años estas iniciativas se han multiplicado exponencialmente. En el año 2012, el proyecto Enumerate (Survey Report on Digitisation in Cultural Heritage Institutions 2012) publicó un estudio en el que se mostraba el estado actual de la digitalización en 29 países europeos y en el que participaron cerca de dos mil instituciones culturales (museos de arte, antropología, etnografía, ciencia, arqueología; archivos fotográficos; cinematecas, entre otros). Según esta fuente, el 83% de las instituciones culturales encuestadas disponen ya de colecciones digitalizadas o en proceso, siendo los museos de arte los más digitalizados, con un 42% de sus colecciones ya disponibles en formato digital. Esta tendencia hacia la digitalización estima que, en solo dos años, las instituciones culturales doblarán su aportación digital y facilitarán el acceso de sus colecciones a Europeana en comparación con la actualidad.

 

En cuanto al contexto creativo y artístico, también es evidente que las nuevas tecnologías no solo están planteando nuevas prácticas y procesos creativos, sino también un cambio de roles en los sectores culturales tradicionales. El advenimiento de los living media[1], las redes sociales y los user-generated content (UGC)[2], y la introducción de herramientas dinámicas e interactivas, tanto en los espacios expositivos o virtuales como en los de creación artística, han favorecido una implicación de los usuarios y del público general hasta ahora inimaginables. Este hecho, en plena revolución en la actualidad, ha propiciado que el patrimonio cultural, más allá de ser observado, pueda ser vivido y reapropiado por la ciudadanía.

 

Es innegable, pues, como estas nuevas tecnologías y prácticas nos hacen replantear conceptos tradicionales como cocreación, autoría, artista, audiencia, comisariado, producción y difusión del patrimonio cultural.

 

El proyecto europeo RICHES (Renewal, Innovation and Change: Heritage and European Society) dedicado a la transmisión del patrimonio cultural europeo y sus beneficios, que comenzó el pasado diciembre de 2013 y se desarrollará hasta mediados de 2016, busca respuesta a estas preguntas reuniendo a un equipo multidisciplinario representado por diez socios de seis países de la UE y Turquía.

 

Expertos provenientes de diferentes campos, como son las instituciones culturales, administraciones públicas y nacionales, pymes, humanidades, ciencias sociales e investigación en general, estudian el contexto actual de cambio en el que se transmite el patrimonio cultural europeo y sus implicaciones y prácticas para el futuro. Además, este proyecto de investigación en el campo de las ciencias socioeconómicas y las humanidades estudia los marcos cultural, jurídico, financiero, educativo y técnico para que el patrimonio cultural sea puesto al alcance y en beneficio de todos los públicos y comunidades en la era digital.

 

El pasado 13 de mayo, la Fundación i2CAT(uno de los partners del proyecto) organizó, en colaboración con la Universidad Internacional de Cataluña (UIC), la primera actividad abierta a todos de RICHES en Barcelona. El taller “Building the Project’s Foundation” reunió a representantes del proyecto, académicos y estudiantes de la UIC, representantes de la Red de Interés Común afiliada al proyecto, así como expertos externos. Esta actividad se centró en la construcción de los cimientos del proyecto: el establecimiento de un acuerdo inicial de definiciones básicas y los marcos conceptuales que delinearán los campos de la investigación. Más de 50 participantes se inscribieron para participar en las diversas sesiones de discusión propuestas en el programa del taller para discutir la taxonomía que representará el terreno de estudio del proyecto.

 

El análisis de posibles escenarios en el contexto de cambio en el que se transmite el patrimonio cultural europeo y sus consecuencias para las futuras prácticas (desde las perspectivas culturales, legales, financieras, educativas, técnicas) han aportado nuevos avances en el diseño de la hoja de ruta, que servirán para detectar y estudiar, dentro del proyecto, las futuras prácticas del patrimonio cultural en la era digital.

 

Como resultado, y una vez finalizado el proyecto, RICHES permitirá el acceso a todos aquellos interesados en el glosario revisado fruto de la investigación llevada a cabo y difundirá estos nuevos marcos conceptuales para el patrimonio cultural a través de su portal web y la publicación del libro Cultural heritage and new technologies: new approaches to value, promotion and benefits in a changing Europe.

 

* Núria Campreciós Presas, técnica de proyectos. Fundació i2CAT

 


 

[1]. Se refiere a los contenidos audiovisuales contemporáneos creados por un público no profesional, utilizando (en colaboración) herramientas de creación de medios de comunicación, como Twitter y Facebook, YouTube y Flickr, que se expresan y se comunican entre sí a través de fotografías, vídeos y redes sociales.

 

[2]. El contenido generado por usuarios, término que proviene del inglés user-generated content (abreviado, UGC), engloba una amplia gama de contenidos disponibles que han sido creados por los diferentes usuarios. Este concepto entró en uso durante el año 2005, gracias a las facilidades y las opciones que la web 2.0 permiten en las plataformas web y que se basan en la libertad y diversidad de información. Es decir, todos aquellos espacios web donde el contenido es publicado, leído, editado, respondido, etc., por usuarios y no por profesionales/propietarios. Estamos hablando, pues, de todas las tecnologías de medios digitales, tales como bases de datos de preguntas y respuestas, vídeo digital, blogs, foros, podcasts, redes sociales, fotografía móvil y wikis.