We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Views / Let’s talk about…

Amistad enredada

Dalia J. Gallo

Es cierto. Aceptémoslo: las redes sociales han cambiado la manera cómo las personas nos relacionamos. Ahora, nuestra carta de presentación es un perfil con información llamativa; y nuestro currículum –aquello donde, se supone, está todo lo que hemos hecho, profesionalmente, se entiende, hasta ese momento– está en aquello que llamamos “la nube”, al alcance de cualquiera. Cambios profesionales y, también, la manera de conocer a otras personas y entablar amistad con ellas tienen ahora procesos diferentes.

 

Por un lado, el contacto virtual con los demás ha “desplazado” o –incluso– “remplazado” el contacto físico: como no tengo tiempo para dedicárselo a un amigo, entonces le envío una cadena de WhatsApp; mi familia está lejos, entonces la llamo por videollamada.

 

Son solo algunos ejemplos de la globalización cultural: la distancia y, a la vez, la facilidad para acercarnos y conocer nuevas personas a través de las redes sociales, lo cual es una gran característica de este nuevo siglo.

 

Es cierto que las redes sociales nos han traído muchos beneficios, pero no podemos negar que, como seres humanos, necesitamos también el contacto físico. En el plano de la amistad, cuando nos miramos en los ojos de un amigo estamos mirando nuestro interior, también. Cicerón nos habla del marco de una verdadera amistad que trasciende nuestro ego haciéndole saber a nuestro amigo lo que debe mejorar; aspecto difícil de desarrollar a través de una red social.

 

Los individuos actualmente vivimos en una gran paradoja donde podemos comunicarnos con cualquier persona pero, a la vez, nos sentimos solos. “Fui bautizada María, pero en la red me llamo Beatriz”; “trabajo en el ayuntamiento, pero en la red digo que en Mercadona”; “nací en 1975, pero en la red fue en 1985”; “en la vida real tengo muchos defectos, pero en la red solo pongo mis fobias”. ¿Muestro en Internet mi vida tal cual es con mis aciertos y desaciertos? Y, llegado al caso que lo hiciera, ¿alguien me dedicará el tiempo para guiarme hacia ese sueño de mi realización personal y corregir mis errores?

 

* Dalia Janneth Gallo C., es alumna de 1º del Grado en Humanidades y Estudios Culturales (UIC Barcelona)

 
 
Leer para vivir