We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Views / Let’s talk about…

Let’s risk ourselves

Loreto Petschen

Catorce años después, las ideas que Steve Jobs presentó en la conferencia que dio en Stanford siguen teniendo una asombrosa actualidad.

 

En incontables ocasiones nos hemos encontrado —en entrevistas, películas, documentales, etc.— con el testimonio de personas que, justo en el momento en que parecían tener el mundo a sus pies, lo pierden todo por un desafortunado accidente o un giro inesperado del destino. En Stanford, Jobs reveló ser uno más en la lista de “maltratados por la vida”.

 

“Venimos al mundo desnudos”, dijo después de contar su despido de la compañía que él había creado. No lamentándose, sino animando a sus oyentes a no dejarse llevar por los miedos. Porque, cuando se parte de cero, parece más fácil llevar a cabo una empresa arriesgada. No se trata –decía el creador de Apple– de ser temerarios, sino de atreverse a arriesgar, a pesar de los miedos y asegurando el paso.

 

Porque la libertad adquirida por la erradicación de los miedos debe ir acompañada, además de por el obvio esfuerzo y trabajo, por la esperanza depositada en el futuro. Que después de la tormenta sale el sol.

 

Y esto puede ser aplicado a todos los aspectos de nuestras vidas. ¿Cuántas veces habremos creído morir durante la semana previa a los exámenes? Todo el estrés y agobio para acabar en unas merecidas vacaciones, sin tener que preocuparse por las recuperaciones de septiembre.

 

Debemos quitarnos el miedo a perderlo todo: no sabremos qué pequeño era ese “todo” hasta que no nos hayamos arriesgado a ir a por algo más grande; solo debemos confiar en que lograremos alcanzarlo.

 

La esperanza es para el valiente que la persiga.

 

* Loreto Petschen Simón es alumna de 1.º de Humanidades y Estudios Culturales.

 
 
Viento en popa