We use cookies to offer our visitors a comfortable and transparent experience when browsing our website. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the settings and get more information. More info
Views / Let’s talk about…

Un nuevo modelo de emprendimiento

Charo García

Los emprendedores sociales tienen una visión innovadora y persiguen realizar un cambio social específico. Los emprendedores necesitan visión amplia, creatividad y determinación; los emprendedores sociales no solo buscan el beneficio económico, sino generar un cambio social profundo y duradero. Trabajan en el marco de una ética incuestionable y, como los emprendedores de toda la vida, deberían desarrollar cualidades como el liderazgo empresarial, confianza en uno mismo, competitividad, imaginación y desarrollo de estrategias, capacidad de riesgo, actitud positiva, apertura a mejoras continuas y, hoy en día, dominio de las nuevas tecnologías.

 

Cualquiera diría que, tras esta enumeración, la baza de emprendedor social está reservada tan solo para personas algo menos que supermans. Y es verdad que no resulta sencillo tener estas cualidades, pero sí que podemos trabajarlas y desarrollarlas.

 

En la actualidad, todos los emprendedores deberían tener esta visión social. La responsabilidad social impregna ya suficientemente la cultura empresarial. Hoy, cuanto menos en sus capas más superficiales, la empresa ya es socialmente responsable. No obstante, el contexto de crisis actual llama al nacimiento de otras iniciativas empresariales que generen riqueza, sí, pero al servicio de la sociedad, de una sociedad que está sufriendo.

 

Así, es cada vez más necesario que cualquier emprendimiento empresarial contemple esta dimensión social y, por tanto, que el emprendedor tenga esa intencionalidad de cambio social, sea cual sea el sector, ámbito o producto empresarial en el que esté.

 

¿En qué punto estamos? Se habla ya del próximo gran movimiento social de nuestra época que puede surgir desde un lugar no esperado. Un nuevo fenómeno —algo que llamamos intraemprendimiento social— está tomando impulso en la cultura empresarial de hoy, y quizás cambiará la naturaleza de los negocios.

 

Los intraemprendedores sociales están desarrollando soluciones innovadoras para los problemas globales más urgentes, que van desde la salud hasta la educación y el medio ambiente. Sin embargo, a diferencia de los emprendedores sociales, están innovando desde el interior de las empresas más grandes.

 

Así las cosas, el emprendimiento social no es solo el modelo apto para la puesta en marcha de empresas, negocios e iniciativas en los próximos años, sino que, por su enfoque ético, tiene todos los ingredientes para constituirse en el motor de saneamiento interno empresarial: la empresa no puede renunciar a su responsabilidad social, debe devolver a la sociedad lo que esta le aporta cada día.

 

* Charo García Mangas es la administradora general de UIC Barcelona